23
Lun, Oct
3 Nuevos artículos

Consagración del altar y dedicación del templo en Amanao

Locales

El próximo viernes en la capilla de Amanao se llevará a cabo una ceremonia de especial significación.

En la ocasión se llevará a cabo la ceremonia de consagración del Altar y dedicación del Templo, que realizará nuestro Obispo diocesano, Mons Luis Urbank, acto al que se invita a asistir a toda la comunidad católica.

La ceremonia está prevista para el viernes 15 de septiembre, mientras que las festividades del Señor del Milagro se extienden hasta el domingo 17.

La Dedicación de Iglesias y de Altares es una de las más solemnes acciones litúrgicas. Es un día de fiesta, que no puede pasar desapercibido, sino que debe marcar un hito importante en la vida eclesial.

El rito sigue los pasos de los tres sacramentos de la iniciación cristiana, reforzando el simbolismo de la iglesia como representación de la comunidad y de cada uno de los fieles, templo del Espíritu Santo, que se reúnen en ella: la aspersión en recuerdo del Bautismo; la unción del altar y de los muros de la iglesia, por la Confirmación; y la cremación del incienso sobre el altar, revestimiento e iluminación de éste, por la Eucaristía.

La misa de Consagración del altar y dedicación del templo incluye:

Ritos iniciales: Se hacen en la forma acostumbrada, pero, en lugar del acto penitencial, el obispo bendice el agua y rocía con ella al pueblo y el nuevo altar.

Liturgia de la palabra: Puede constar de tres lecturas conforme a las rúbricas. Después de las lecturas, el obispo hace la homilía. Terminada la homilía, se dice el Credo. La oración universal o de los fieles se omite, ya que en su lugar se cantan las letanías de los santos.

Colocación de las reliquias de los santos: Con ella se expresa que todos los que han sido bautizados en la muerte de Cristo, y especialmente los que han derramado su sangre por el Señor, participan de la pasión de Cristo.

Oración de dedicación: La celebración de la eucaristía es el rito máximo y el único necesario para dedicar un altar; no obstante, de acuerdo con la común tradición de la Iglesia se dice también una peculiar oración de dedicación.

• Unción del altar: En virtud de la unción con el crisma, el altar se convierte en símbolo de Cristo, que es llamado y es, por excelencia, el «Ungido», puesto que el Padre lo ungió con el Espíritu Santo y lo constituyó sumo Sacerdote para que, en el altar de su cuerpo, ofreciera el sacrificio de su vida por la salvación de todos.

• Se quema incienso sobre el altar para significar que el sacrificio de Cristo, que se perpetúa allí sacramentalmente, sube hasta Dios como suave aroma y también para expresar que las oraciones de los fieles llegan agradables y propiciatorias hasta el trono de Dios.

• El revestimiento del altar indica que el altar cristiano es ara del sacrificio eucarístico y al mismo tiempo la mesa del Señor, alrededor de la cual los sacerdotes y los fieles, en una misma acción pero con funciones diversas, celebran el memorial de la muerte y resurrección de Cristo y comen la Cena del Señor. Por eso el altar, como mesa del banquete sacrificial, se viste y adorna festivamente. Ello significa claramente que es la mesa del Señor, a la cual todos los fieles se acercan alegres para nutrirse con el alimento celestial que es el cuerpo y la sangre de Cristo inmolado.

• La iluminación del altar nos advierte que Cristo es la luz, con cuya claridad brilla la Iglesia y por ella toda la familia humana.

Escribir un comentario

El Medio no se hace responsable en ningún caso de las opiniones de sus lectores en los comentarios, así como puede o no estar de acuerdo con lo que en ellos se diga. No se permiten comentarios ofensivos o insultantes, los cuales serán bloqueados en forma automática por el sistema.

Código de seguridad
Refescar

Radio en vivo..



VER NOTICIAS ANTERIORES

logo pequeno blanco negro
Inscríbete a través de nuestro servicio de suscripción gratuito de correo electrónico para recibir notificaciones cuando hay nueva información disponible.