16
Lun, Sep
4 Nuevos artículos

Alarma la cantidad de abusos sexuales denunciados en el Valle Central

La Region

En los primeros cinco meses, se denunciaron 139 casos, siendo los niños las principales víctimas.

El panorama no parece mejor en junio, que a días de finalizar contabiliza ya más veinticinco denuncias por delitos de esta naturaleza.
El ASI (Abuso Sexual Infantil) es una de las peores formas de violencia contra la niñez y la adolescencia. A pesar de ser una problemática que crece en todo el país, aun existen casos que no son denunciados.
 
En nuestra provincia, las estadísticas judiciales muestran que en los últimos cinco meses hubo en Capital, Valle Viejo y Fray Mamerto Esquiú 139  niños, niñas y adolescentes, víctimas de abuso sexual. Los especialistas aseguran que esos números representan solo una ínfima parte de lo que sucede en la realidad de la provincia.
 
 
 
“La mayoría de los casos no se denuncian en el momento. Pasa mucho tiempo hasta que la víctima se anima y cuenta lo que le sucedió por lo general cuando eran niños/as entre los cinco y quince años de edad” explicó un funcionario judicial, quien agregó “pero en los últimos años, las denuncias se han incrementado de forma  preocupante y alarmante. Hace solo un par de años en promedio por semana se recibía una denuncia. En la actualidad, se ha llegado a contabilizar, por día, entre cinco y siete hechos”.
 
De las estadísticas judiciales a la que tuvo acceso este diario, se desprende que la Unidad de Violencia Familiar y de Género y el Precinto Tercero de la Capital son las unidades que mayor denuncias por este tipo de delito recibieron. La Unidad Judicial Nº 10 de Valle Viejo tuvo también un importante crecimiento en relación al año pasado.
 
La violencia sexual tiene muchas formas: la violación, el tocamiento, el acoso, el exhibicionismo, la explotación, el grooming, la pornografía forzada, las amenazas y la facilitación a la corrupción.
 
La casa del terror
 
La mayor cantidad de abusos contra los niños y niñas, que se conocen a través de las denuncias judiciales, ocurren increíblemente en el lugar donde deberían estar más protegidos de cualquier peligro: la casa.
 
En base a las denuncias,  siete de cada diez abusadores son los padres, los padrastros, los tíos y los abuelos o abuelastros, quienes valiéndose de la confianza que tienen con las víctimas pueden llegar con más facilidad a someterlas a sus bajos instintos.
 
“Cada vez recibimos más denuncias, pero sigue siendo una porción milimétrica de lo que pasa. Hay muchos casos silenciados por complicidad familiar, vergüenza y culpa y esto hace que exista un subregistro enorme, porque la mayoría de los abusos son intrafamiliares, pero que, de a poco, se va contrarrestando, ya que al haber dejado de ser de instancia privada, le permite al Estado  intervenir y garantizar los derechos de los niños, dándole así más herramientas a la Justicia. Los profesionales de la salud, de la educación solo tienen que hablar para que se inicie la investigación judicial”, explicó el funcionario.
 
Sentencias
 
Otro dato importante a tener en cuenta que ayuda a la visibilización del ASI es el número de personas -todos varones mayores de edad- que, en lo que va del año, fueron procesados con el dictado de la prisión preventiva  y que recibieron condenas en un juicio oral, donde fueron declarados culpables del delito de abuso sexual gravemente ultrajante, con acceso carnal, continuados y doblemente calificados, etc.
 
Según la información brindada desde las Cámaras de Sentencia Criminal,  entre los meses de febrero y mayo pasado, doce varones, cuatro de ellos padres y tíos de las víctimas, fueron condenados por delitos de instancia privada.
 
 
 
Situación que acrecentó la población carcelaria, representando los procesados y condenados por abuso sexual el 35 por ciento del total de la población carcelaria, que asciende a 579 presos.
 
¿ Qué se considera ASI?
 
El Abuso Sexual Infantil (ASI) sucede cuando hay un comportamiento sexual con o sin el consentimiento de ese niño. Hay que tener en cuenta que el consentimiento puede producirse por el desconocimiento del pequeño (no entiende las implicaciones sexuales que conlleva esa conducta), porque se está sintiendo coaccionado a hacerlo (es un familiar, amigo o pareja en el que hay una relación de autoridad o confianza) o por una compensación económica. Por todo, se considera abuso sexual si:
 
- Existe tanto violencia física como si ha sido emocional.
 
- Es un acto puntual o han habido varios.
 
- Se produce fuera o dentro de la familia.

Escribir un comentario

El Medio no se hace responsable en ningún caso de las opiniones de sus lectores en los comentarios, así como puede o no estar de acuerdo con lo que en ellos se diga. No se permiten comentarios ofensivos o insultantes, los cuales serán bloqueados en forma automática por el sistema.

Código de seguridad
Refescar