11
Mar, Ago
1 Nuevos artículos

Volvió a subir la carne y temen mayor caída del consumo

Noticias

El total del aumento llegará a un 25 por ciento. Los carniceros temen perder los clientes pero el aumento ya comenzó.

La carne vacuna comenzó a incrementar su valor la semana pasada y terminó con un 10% de aumento, pero ayer los carniceros volvieron a sentir un impacto a la hora de comprar. De este modo, se conoció que hasta el próximo fin de semana el incremento total será de entre un 20 % y 25% de suba, elevando entre $50 y $80 más por cada kilo de carne. Carniceros aseguran que “temen” remarcar nuevamente las pizarras y colocar cortes por arriba de los $400 ante la caída del consumo que sintieron a lo largo del año.

Renzo Canata, gerente de Natilla SA, confirmó que la suba se da a nivel país y que existen dos factores importantes para esta nueva suba, como son “la mayor demanda y la escasa oferta”. PUBLICIDAD De este modo, explicó que los incrementos son escalonados y la gente aún no lo sintió, pero en los próximos días todos deberán remarcar para poder ver ganancias, de lo contrario tendrían inconvenientes para afrontar los meses que vienen.

“El aumento de la hacienda se está dando de manera escalonada, pero con picos de suba el viernes y esta semana se consolidó con subas del 10% al 15% en hacienda, esto produce un aumento de un 20% y 25% en mostrador. Es un aumento fuerte y distinto a otros años porque tenemos, por un lado, mayor demanda pero poca oferta; venimos de un año de bajo poder adquisitivo en la gente, pero los precios aumentaron para el productor y esto desalentó al sector. De este modo, existe mucha hacienda en campo esperando que se mejore la situación para ponerla a engorde”, explicó.

Teniendo en cuenta que la retención de hacienda lleva a una escasa oferta de animales, Canata contó que los nuevos impuestos a la exportación no harán cambiar el panorama deprimido que tengan los productores, ya que la carne de exportación es solo para exportación y el consumo interno tiene otro comportamiento.

“La mercadería de exportación es más pesada, los impuestos no afecta a la exportación porque tienen márgenes que les permite absolverlos. Pero los impuestos pueden evitar mayor exportación de maíz y esto puede ser beneficioso para el productor que necesita alimento para sus animales y que los está pagando a valores muy altos”, analizó. En este contexto, Canata avizoró que podría ser el último aumento del año y el más fuerte, ya que elevaría los cortes a más de $400, encontrando un techo hasta el 2020