13
Jue, Dic
5 Nuevos artículos

Una mujer denunció acoso sexual en la cámara de Senadores

Noticias

Acusó que el secretario privado de Fernández (Pomán) y Espinosa (Andalgalá) la acosaban.

Una mujer que habría prestado servicio en la cámara alta de la Legislatura denunció ayer en Fiscalía General un intento de acoso sexual.

En el crudo relato de la víctima tomaron participación tres personas, todas con funciones en el Senado.

La mujer, que por tratarse de un delito de instancia privada decidió no dar a conocer su identidad (en adelante se la mencionará como “AA”) apuntó contra el secretario privado del senador Héctor Fernández (Pomán), un hombre de apellido Motrán.

También acusó al senador Juan Carlos Espinosa (Andalgalá) de acoso sexual, aunque no había realizado la denuncia.

En diálogo con medios radiales, AA contó que la acusación estaba dirigida a Motrán y Fernández. “El secretario privado me acosó en la oficina y recién hoy -por ayer- tuve el coraje de denunciarlo”, dijo.

De acuerdo a lo que afirmó, habló con Fernández. “Le expliqué lo que había pasado en su despacho con el secretario privado Motrán. Sabía de mi situación y quedó en darme una solución, pero hasta el día de hoy Fernández no hizo nada”.

En este orden, y de acuerdo a la mujer, el legislador por Pomán “lo sacó y lo puso a la mañana para que no me acose”. Sin embargo, “fue lo mismo”.

“Me seguía acosando por mensajes de texto, WhatsApp y llamadas. A las tres de la madrugada me llamaba diciendo que se había cortado la luz, que necesitaba refrescarse y que lo fuera a refrescar”, señaló.

El intento de abuso se habría dado en el despacho. “Motrán me pilló de los hombros, se desbraguetó, me agarró fuerte del cuello y me dijo que quería que le haga un pete. Esas fueron sus palabras”.

Ya en abril del año pasado comenzó “a trabajar con Espinosa”. “Le expliqué lo que pasó con Fernández y me dijo que me llevaba a la oficina, que iba a ser su secretaria y que iba a cobrar un índice 0,25”, recordó AA.

“Pero jamás me pagó. Un 2 de diciembre me llamó a la mañana y me dejó sin trabajo”.

Explicó que prestó labores como trabajadora a Espinosa, aunque el legislador la “dejó sin trabajo el dos de diciembre”.

“No me pagó nunca los meses que trabajé”. El periodo por el cual prestó funciones “en su oficina como secretaria fue de ocho meses”.

“Tengo copia de que trabajé para él. Saqué fotocopia de todas la firmas que hacía en su despacho”, aseguró. Incluso mencionó que envió cartas documento tanto a la cámara como al legislador andalgalense. Sin embargo, “jamás contestó”.

La mujer relató a los medios radiales que Espinosa le pedía besos y que pasó por situaciones desagradables.

“Pedía que lo tocara en las partes íntimas. Me ponía la mano y me decía ‘mirá cómo estoy’”, mencionó la mujer, notablemente compungida.

Finalmente, AA precisó que el hecho con Motrán “fue un 15, un día jueves de 2016, en su oficina”, y anticipó: “Con Espinoza tomaré cartas en el asunto, porque quiero que me pague lo que me debe, y lo denunciaré por los abusos”.

“Es una total mentira”

Espinosa, dijo a la prenss que sí conoce a la mujer pero que la acusación en su contra es “totalmente mentira”.

“Le dije que se le iba a gestionar y que espere, si le conseguía trabajo, la iba a notificar”, señaló.

“Como no le conseguí, nunca se la notificó y no trabajó en mi oficina”.

Además, reconoció que AA le comentó lo sucedido con el secretario: “Le dije que no tenía por qué saber los problemas. Le dije que cuestiones de otra oficina no me traiga”.

“Sobre eso que dice, nunca le dije nada, tengo al secretario de testigo”, aseguró Espinosa.

“Me aflige porque tomará conocimiento mi familia”, manifestó Espinosa.

Luego, para concluir, el legislador dijo: “Una señorita, señora, no sé lo que es, si es soltera o casada, pero que haga esta manifestación cuando en ningún momento tuvo contacto conmigo, me preocupa y llama la atención. No sé si esta chica está en sus cabales”. (Esquiú)